Pistas para mi amig@ secret@

AMIG@ SECRET@, TE AGRADEZCO MUCHO TUS DETALLES Y TE DOY UNA BUENA NOTICIA: PARA QUE NO TE ROMPAS MÁS EL COCO “ADIVINÁNDOME” TE DOY ALGUNAS PISTAS.

ME GUSTAN LAS COSAS QUE TENGAN ORIGINALIDAD, ASÍ QUE EN ESTOS LUGARES PUEDES BUSCAR ALGO PARA MÍ:

CASA & IDEAS: HAY EN LAS BEGONIAS, EN EL JOCKEY PLAZA, OPEN ANGAMOS, PLAZA LIMA SUR, SAN MIGUEL, ETC. PUEDE SER UN FLORERO LINDO

OJO DE PEZ: ​AV. SAN MARTÍN 156, BARRANCO

LA PAPELERIE: CALLE MIGUEL DASSO 126 LOCAL 3 SAN ISIDRO

BOHEME: TIENDAS: ALBERTO ALEXANDER 2636, ALTURA DE LA CDRA 14 DE 2 DE MAYO DE SAN ISIDRO, CONTINUACIÓN DE LOS LAURELES. HORARIO: LUNES A SÁBADO DE 11 A 9PM

ADEMÁS, POR SI ACASO ME ENCANTAN LOS PERSONAKJES DE MONSTERS INC Y DE TOY STORY. TAMBIÉN AMO LOS CORAZONES Y LOS ZAPATOS (TALLA 37).

CON MUCHO CARIÑO, VERO 😉

Image

Image

Image

Nos mudamos…

Nos toca mudarnos. Y aunque finalmente nos quedaremos en el mismo edificio y nuestras rutinas no cambiaran casi nada, me muero de pena irme. Es pura nostalgia, demasiado sentimentalismo y una ola de gratos recuerdos pasando por mi cabeza ahora que nos toca embalar.

Por el trabajo de mi papá, tuve una infancia-niñez-adolescencia llena de mudanzas. Ir y venir, asentarnos, hacer amigos, cambiar de espacios, etc. Eso no me afectaba, más bien hizo que me convierta en una persona práctica y con facilidad para adaptarse a los cambios.

Si esta vez me detengo a hablar sobre el tema es porque se trata del primer hogar que tuve con Pepe, así que quiero inmortalizar lo que fue este espacio de apenas ochenta metros cuadrados.

El 403 ha sido la escenografía ideal de nuestros tres primeros años como esposos. Recuerdo aún el depa vacío, siempre iluminado, con aroma miraflorino cuando solo teníamos nuestra cama. Poco a poco fuimos dándole vida a cada rincón, a ponerle nuestros colores, nuestra personalidad, nuestro estilo. Lo hicimos un poco clásico, un poco ecléctico, bastante musical. Construimos un refugio, una guarida, nuestro hogar, el sitio donde nos encanta estar.

Allí tantos abrazos, carcajadas, tanto seguir conociéndonos. Tanto aprendizaje. Y también lágrimas y nuevos abrazos para perdonar, para pasar páginas y olvidar. Y un día abrazados en el baño con el insostenible llanto que genera una pérdida, y la consigna de volver a empezar con más ganas y más fuerza. Ese depa ha sido una especie de castillo de miles de ilusiones y nos ha visto crecer como pareja. Incluso nos vio cambiar de etapa cuando un día llegó Canchita y completó -por ahora- nuestra familia. Y ahora somos tres, aunque llegamos dos y hubiéramos querido irnos cuatro. Ya falta poco, nos espera más espacio y otras miles de nuevas ilusiones.

Chau depita, gracias por habernos acogido con tanta comodidad, por haberte amoldado a nosotros y por haber sido algo más que un lugar. Siempre te vamos a recordar, siempre tendrás el sabor de haber sido el primero.

20131015-010511.jpg

Nostalgia de mi abue

Hoy haré de cuenta que en el cielo hay internet y que mi abuelita Consuelo puede leer mi blog.

¡Feliz cumpleaños, abue!

Hace tiempo que no hablamos, extraño escuchar tu voz. Aunque te confieso que a veces hago un esfuerzo de concentración y de recuerdos para sentir que me hablas. Eres, ciertamente, la persona a la que más extraño en la vida. Uffff… ¡cómo te echo de menos! No sabes todas las cosas que han pasado en estos tiempos. No sabes cómo pienso en ti y la cantidad de veces que he deseado con toda mi alma que estés viva para compartir los momentos felices (y también los tristes) que me han ocurrido en estos últimos años.

Dejé de escucharte hace muchos años, incluso antes de que te vayas para siempre. Tu voz se apagó temprano, y tu cuerpo ya no respondía como lo hizo antes, cuando te ganaste el apelativo de “motorcito”, por lo imparable que eras. Esas manías tuyas de pensar en todo y en todos, de preocuparte y de querer ayudarnos incondicionalmente hicieron que no resistas el estrés y te nos vayas antes. Pero dejaste en tus hijas y en todos tus nietos las enseñanzas más bonitas y los recuerdos más sublimes.

¿Pero realmente qué te diría si estuvieras aquí unos minutos?

Te diría que te quiero, que te extraño, que mis mejores recuerdos de la vida, los más emocionantes y simples, fueron a tu lado, en cualquier lugar: en tu casa de san Felipito, o en alguna de las mías en cualquier villa militar; también esos bonitos años en los que vivías en córpac y te podíamos gozar a tiempo completo. Te diría que elijo todas las navidades a tu lado, los cumpleaños con tortas hechas por ti, los disfraces para actuaciones que tú fabricabas con tus manos y caminar de la mano contigo como mis momentos favoritos.

Además, te contaría en resumen sobre tus nietos: que Carlos está feliz y muy bien con su familia, viviendo lo que siempre soñó, pero te lo contaría por gusto porque seguro que tú lo sabes mejor que nadie. Él es tu nieto mayor, el favorito aunque lo sigas negando, y tú desde siempre fuiste su ángel guardían. De Eduardo puedes sentirte orgullosa, es un hombre excelente, un esposo abnegado y un papá A1 para Alejandro y Sofía. Te contaría, de pasito, que Alejandro es un niño lindo y travieso y que Sofía es una gordita apachurrable con cara de Romi. De Karina también puedo decirte que es feliz, que está con el amor de su vida y tiene dos hijos maravillosos, el más pequeño nos recuerda a ti, nos da ternura incluso a los que aun no lo conocemos en persona. Pero también están los G: nos los veo seguido a todos, pero la tecnología me avisa que están bien. «Giancarlito-chiquitito-pedacito», como siempre bailarín y fiestero, sin dejar de ser chambeador y galán. Giovanni sigue siendo gerente, al menos por la pinta que siempre tuvo de pata interesante. Trabaja en lan y está contento. Giorgio fue el primero de ellos en casarse y sigue siendo el loco más bueno que he conocido. Se le ha dado por andar en moto y está haciendo una granola súper sabrosa. Su esposa se llama Duda y lo quiere y engríe un montón, así que uno más para que estés tranquila. Giuliano… ayyyyy, Pupis. Creo que si estuvieras viva él sería tu nuevo favorito porque es demasiado parecido a mi abuelito Hugo, ¡es un churro! Bueno, siempre lo fue. Además estudia y hace deporte. Como ves, puedes sentirte orgullosa de tus nietos. De Alonso puedo decirte que está superando los baches difíciles que le tocó pasar y, para que sonrías más, está estudiando alemán y estoy segura de que pronto conseguirá chamba. Así como Ingrid, que ni bien cumplió sus dieciocho empezó a trabajar y ahora está imparable. Tiene mil sueños y proyectos, y está llena de paciencia y energía a la vez.  Estoy segura de que cada vez le irá mejor. Y de mis hermanos, te diré, con babero puesto que: Patty está bien, a pesar de estar pasando por una situación difícil, la veo con ganas de salir adelante haciendo las cosas que más le gustan. Además, es una gran mamá, tiene dos hijas maravillosas que cada día están más grandes y sabidas, a las que engríe haciendo todas esas cosas extraordinarias que tú le enseñaste, como cocinar, hacer postres, cocer, bordar, etcétera, etcétera, etcétera. Marco es todo un diplomático y flamante catedrático, pues ahora enseña Historia en su alma mater, así que hace lo que siempre le gustó. Lleva casado cinco años con Maria Luisa, y con ella tiene una hijita muy rica que se llama Jimena. Tu niñita Ro está mejor que nunca: enamorada de un buen chico, contenta y dedicada a su trabajo y haciendo realidad muchos sueños, que incluyen ayudar a personas que lo necesitan. Siempre tuvo pasta para eso, ¿no? Y de mí, ¿qué decirte? Tengo este blog para hacer lo que siempre me gustó: escribir. Me enamoré, me casé y acabo de regresar de Arequipa, de celebrar 3 años de ser una familia. Aún no tenemos hijos, pero está Canchita, que es nuestra perrita y compañera fiel. <Por cierto, no me molesto si haces lobby entre tus ángeles amigos y nos ayudas a ser pronto papás. 🙂 ¡No te olvides de mi encargo!>

Te quiero abue. Todos los días te recuerdo con amor. Y aunque hoy no estás presente en cuerpo, te llevo en el corazón a todas partes. Sigue cuidándonos, pero eso sí…  ¡nunca de los nuncas me hagas cosquillas en los pies o me jales las patas!

 

3 generaciones: mi abue, mi mamá y yo

3 generaciones: mi abue, mi mamá y yo

 

Días felices, y mi abue a nuestro lado <3

Días felices, y mi abue a nuestro lado ❤

 

Mi abue con muchos de sus nietos

Mi abue con muchos de sus nietos

 

 

Días de «Canchita»

Como cuando una idea explota, como cuando una emoción brota, como cuando una locura se hace realidad. Un día, así, como jugando, llegó Canchita a nuestras vidas.

Yo digo que la rescatamos y cuando alguien me pregunta qué raza es a mí no me importa admitir que es mezcla de muimuy con gato, conejo y también perro. Porque así es nuestra mascota. #AlDiabloConLasRazasParaPerrosYHumanos.

Ella es una linda bolita de pelos que se mueve como un muimuy ansioso de liberación; que tiene la esbeltez, distinción y equilibrio de un buen gato; salta por todos lados como si fuera conejo y tiene la lealtad admirable de los perros. Es de color blanco, tiene ojos negros y las orejas medio beige (#MechasCalifornianasComo Yo), pero se ganó mi corazón porque a pesar de ser noble y respetuosa, es alegre y revoltosa como cualquier niña feliz. Así de rica es.

Recuerdo que el día que Pepe la trajo a casa tenía carita de mortificada por la vida, y hasta algunas heriditas, pero conforme pasaron los días y con las indicaciones de una buena veterinaria que me contestó el teléfono una noche de desesperación, pudimos cuidarla bien y hacer que sea un animalito feliz.

Tres malas noches de insomnio (#YasíQuieroUnHijo???), una semana de abrigarla en nuestro cuarto (específicamente dentro de la pantufla de mi esposo) y luego tres semanas más para enseñarle a convivir con nosotros. A un mes de su llegada les cuento que ha revolucionado nuestra vida para bien. Es una fiel y cariñosa compañera que nos ha dado otra visión de la vida, esa que te hace pensar en alguien más. Además, es tan adorable que toda la familia nos visita para verla y jugar con ella. Hasta mi mamá que era un poco «antimascotas» se ha encariñado.

Mi little pop corn es bien peruanita, blanca, chiquita, divertida y saltarina… ¡como una canchita! Por eso quedó con ese nombre.

Feliz primer mes, y gracias por darnos y dejarnos dar tanto amor.

Canchita, hizo pop en nuestras vidas.

Canchita, hizo pop en nuestras vidas.

20130629-084136.jpg

20130629-084253.jpg

Japi verdei, zambito

Hace 38 años nació el amor de mi vida.

Hoy me imagino a mi suegra esperándolo y me lo imagino a él pateando ya con ganas de salir a alegrar la vida de los demás. Porque estoy segura de que no he sido la única que ha sonreido gracias a él. Sé que ha sido un excelente nieto, que es un gran hijo, buen hermano, leal amigo, cariñoso tío, entrañable compañero de trabajo, excelente cuñado y yerno y, por supuesto, esposo de primera.

Si algo celebro ahorita es que a su edad no ha perdido su alma de niño. Tiene capacidad de sorprenderse y de sorprender. Es noble, es solidario, es calmado, creativo y súper divertido. Y aún así es responsable, me cuida, me enseña, me escucha y me acompaña en todo. Es un loco maravilloso que se emociona con la música, se concentra en lo que le apasiona, se entrega y se compromete con las causas justas, respeta a los demás aunque no sean como él, tiene una vibra súper positiva, llena la casa de juguetes y juegos, hace magia, se ríe fuerte y sin roche cuando algo le causa gracia. Es honesto. Es adorable.

Por eso deseo con todo mi corazón de poeta que Dios le regale mucha salud y pueda seguir celebrando a su lado muchos más cumpleaños. Más velas, muchas más para soplar. Más momentos para celebrar. Más oportunidades para decirle que me sigo enamorando de él a diario. Más momentos como este, en el que me acuesto a su lado y despierto con él para seguir soñando juntos con una vida plena y feliz (y día a día hacer ese sueño realidad).

¡¡¡Felices 38 con sabor y pinta de mucho menos!!!

BeFunky_Lomoart_1jj.jpg

Pa’ los sapos

No me gustan los sapos.
Los que se quieren entrometer en caminos ajenos
Los que quieren saberlo todo pero nunca para algo bueno
Los poco originales
Los demasiado mirones
Los que actúan como mosquitasmuertas
Los gileros maliciosos
Los que son tan horribles por dentro que ni en el cuento se convierten en príncipes…

Y por supuesto, también estoy hablando en femenino. Sa-pa-zas.

 

#vesanianosiempreestandulce

20130429-231314.jpg

Zambos en Cusco

Era nuestra primera vez en Cusco. O sea, la primera vez juntos.

Yo tengo los mejores recuerdos de esa ciudad porque viví en ella los años 1990 y 1991 y aunque era niña (gracias a mi buena memoria) tengo un millón de imágenes de esa época. La vida cotidiana en la villa militar de coripata, los desfile cívico-militares en plena época del terrorismo, los paisajes coloridos, el granizo, el chofer Raúl que nos mostraba toda la ciudad, la señora Marcelina que me llevaba a comprar al mercado, el balcón de mi cuarto que tenía una vista maravillosa, mi colegio, las visitas que llegaban casi todos los meses, la cercanía y complicidad con las demás familias de la villa, los paseos en Urubamba, etcétera, etcétera, etcétara. Y Pepe, por su lado, también había ido con su familia pero hace años. Nunca juntos.

Así que era nuestra primera vez en la ciudad imperial, nada más emocionante. Obviamente compramos los pasajes de inmediato el mismo día que Rocío me contó que se casaba y estuvimos esperando largos meses que llegue la fecha.

Viernes en la tarde ya estábamos trepados en el avión que no se demoró casi nada en llegar, aunque dimos varias vueltas antes de aterrizar porque el clima estaba un poco indeciso. No teníamos hotel porque le propuse a Pepe tener un poco de aventura, jajajaja. Felizmente que el plan no salió tan mal, ya que Casa Andina nos propuso 50% de descuento en su hotel de San Blas y aprovechamos para ir a descansar y alejar el soroche de nosotros. Un par de horitas fueron suficinetes para acostumbrarnos y estar tranquilos. Por supuesto añadimos a la receta un par de mates de coca y listo, ya estábamos aptos para salir a caminar.

Caminamos juntos por San Blas, me amarré las manos para no sacar la billetera y comprarme todas las artesanías de cuellos larguísimos de Mendivil que tanto me encantan (#tranquila-ya-vendrán-tiempos-mejores). Respiramos el aire frío y caminamos de la mano, abrigaditos mirando todo como verdaderos forasteros, disfrutando cada paso como si nunca hubiésemos estado ahí.

Cuando llegamos a la Plaza Regocijo, reconocí el restaurante El Truco, que era el top cuando vivía allá con mi familia, pero ahora estaba un poco destronadito porque Chicha, el de Gastón, queda exactamente encima y tiene comensales para regalar. Tuvimos suerte y en medio de tanta reserva nos pudieron armar una mesa de dos y probamos los platos. Ricos, la verdad. Yo me pedí un linguini ligerito y Pepe un salvaje lomo saltado. Lo que más me gustó fue el pan de camote que nos sirvieron para empezar. Ahhh… y también la chicha.

Terminamos el día uno sentados en la Plaza de Armas, conversando con una niñita que se me acercó a pedirme mis zapatillas (eran de color verde chillón y le gustaron). Muy graciosa la niña, nos contaba chistes, nos hablaba de su colegio, de su mamá y después de cuarenta minutos de amistad improvisada logró que le compremos un chullo.

Aprobadísimo el Casa Andina por la comodidad y también por su atención. Lo único que le faltó fue el pancito serrano en el bufet del desayno. En fin, emprendimos el camino hacia Urubamba el sábado a las 9 de la mañana en un taxi. Una hora y pico y llegamos por fin al hotelito que sí habíamos reservado: Las Chullpas Eco Lodge , un albergue lindo rodeado de naturaleza y bendecido con el silencio de las alturas. Ahí mismo se alojaban también Ale y Diego y Vane (entre otros), amigos nuestros; así que nos cambiamos pronto para salir en mancha al matrimonio de Jose y Ro. De hecho a les contaré en otro post lo lindo que salió todo.

El domingo, post matri, regresamos a la ciudad para poder hacer más cosas antes de regresar a Lima. Con maletas en mano caminamos por las calles empedradas hasta que dimos con un hotelito económico a media cuadra de la plaza principal. Dejamos nuestras cosas y salimos a caminar.

Almorzamos en El Meson de Espaderos, otro de los típicos de cuando vivía allá. Parrillada, salad bar libre y por supuesto una truchaza a la parrilla que estaba más que bien.

Lanzarnos a hacer un tour o a irnos más lejos hubiera sido inútil con el poco tiempo que teníamos, por eso preferimos tomar el turibus que pasea por los principales lugares, a manera de mirar todo desde otra perspectiva. Y valió la pena, por veinte soles tuvimos un paseo cómodo de casi una hora.

Tras la respectiva minisiesta, volvimos a caminar por plazas y descubrimos Pedazo de Arte, una galería de artesanías muy simpática y novedosa, cuya propietaria y diseñadora principal es una japonesa que reside en Cusco hace más de veinte años: Miki Suzuki. Nos encantaron las cositas y compramos postales, recuerditos y dos objetos particularmente tiernos que Pepe decidió poner en la sala: una alpaquita y una ovejita de lana real que ahora nos acompañan en casa para recordarnos que tenemos que volver a Cusco pronto.

Pizzita en Marengo (con nuevo local) y a dormir porque teníamos que despertarnos antes de las seis y a mí se me había ocurrido la maravillosa idea de ir de frente a trabajar.

Estar en Cusco con Pepe ha sido genial, no exagero si confieso que la sentí como una segunda luna de miel. Pura paz, pura conversa (prohibimos llevar iPads), pura risita y relax. Fines de semana que parecen eternos, momentos que nos hacen querernos más. Mi compañero de vida es un éxito y con él es imposible pasarla mal.

Ya volveremos por más. Asap.

zambos en Cusco

zambos en Cusco

Comiendo en Chicha

Comiendo en Chicha

cerca al Xto blanco

cerca al Xto blanco

cielito lindo

cielito lindo

Pepe @ Chullpas Eco Lodge

Pepe @ Chullpas Eco Lodge

torito

torito

IMG_0056

de mil colores

de mil colores

pura tranquilidad

pura tranquilidad

Las Chullpas Eco Lodge

Las Chullpas Eco Lodge

@chullpas

@chullpas

IMG_0066

IMG_0323

IMG_0325

BeFunky_IMG_0206.jpg

BeFunky_IMG_0182.jpg