¡Estreno MIS primeros zapatos!

Estoy feliz. Acabo de recibir mis primeras balerinas

Desde hace ya un tiempo me convertí en una amante de los zapatos. Y les juré fidelidad porque son mis compañeros de todos los días . Dentro de esta vorágine que fue el descubrimiento de que los quería todos en mi clóset, emprendí la aventura de saber más. Me compré libros, navegué en blogs, me bajé aplicaciones, me inscribí en un curso fallido en un instituto que prefiero no recordar y cuando ya estaba a punto de tirar la toalla, mi esposo querido me regaló por mi cumpleaños la inscripción a un curso más real y en un mejor lugar (cherry para el MAD).

Les presento, entonces, a mis primeras balerinas. Mías, mías y recontra mías porque yo las diseñé, yo elegí los colores, compré los cueros, hice los moldes, corté, pegué, hice ficha técnica y entregué al verdadero zapatero para que haga su chamba final. Mías, mi talla, mis aciertos, mis errores, mis esperanzas e ilusiones en un par de hermosos zapatitos.

Mis primeras balerinas*.

Mis primeras balerinas.

Mi sueño es hacer de este gusto-hobby-pasión-vicio un complemento, un negocio, una ventana de escape, de inspiración. Es algo que me encanta y aunque sé que no soy diseñadora profesional, siento que el gusto que tengo por ellos hará que surjan ideas y que nuevos colores vistan mis pies (y los de otras).

Tremendo camino que queda por recorrer. Como dice la canción: “caminante no hay camino, se hace camino al andar” (y qué mejor que con unos bonitos zapatos).
*Ojo: aún les falta el acabado final, pero quería de todas maneras publicar una foto 😉

Acá unas fotos extra:

Cuero listo para ser cortado.

Cuero listo para ser cortado.

Piezas listas para entrar al "horno"

Piezas listas para entrar al “horno”

Detalle bicolor.

Detalle bicolor.