Legalmente señora – parte II

¡Ya nos casamos! Legalmente ya somos cónyuges.
Así es, ayer fue el primer “gran día”, el primer “gran paso” y el primer “sí”.
En realidad la ceremonia fue muy breve, pero, contra todos mis pronósticos, me emocioné más de la cuenta. Mientras nos leían todo lo que implica estar casados y cuando nos preguntaron si estábamos de acuerdo con todo lo que tendríamos que cumplir de ahora en adelante, sentía cosquillitas en la panza: mezcla de nervios con emoción.
Fue un gran día, salió solcito y pudimos estar las dos familias casi en pleno (faltaron Marco y Maria Luisa). Después de darnos el sí y recibir los abrazos de los nuevos cuñados y suegros, nos fuimos a la casa Pinedo Cavassa para compartir un almuercito deli.
Todo salío lindo, brindamos, comimos, conversamos, nos reímos y hasta bailamos. Pienso que si así de lindo y emocionante fue el matri civil, el religioso será realmente como un sueño hecho realidad. Y es que… compartir las alegrías con las personas que más queremos… no tiene precio.
***Un lujo, además, recibir tantas buenas energías de parte de mis familiares y amigos que se alegran sinceramente con nuestra felicidad. Un honor saberlos presentes y pendientes. Un regalo de esos que vale la pena mencionar: detalles, presencia, un par de palabras, un mensaje de texto, una llamada, un comentario o dedito levantado en el facebook. Gracias, sinceramente, por todo eso.