Mamá por segunda vez…

A pocos días de celebrar el Día de la Madre y, aprovechando que recientemente me he reencontrado con mi blog, quiero anunciarle al mundo entero que ¡voy a ser mamá por segunda vez!

Estamos felices. Tengo 12 semanas de embarazo y, a pesar de haber tenido algunos sustos esta última semana, gracias a Dios puedo contarles que mi bebe está bien, creciendo como debe y haciéndome vivir toda una revolución. De hecho, escribo esto a pocas horas de salir (airosa) de la ecografía del primer trimestre en la Clínica Santa Isabel, donde hemos decidido que viviremos nuevamente este proceso, porque no hay mejor cosa que sentirse cómodo, en confianza y en buenas manos (en otro post les contaré sobre mi doctor, porque lo bueno se comparte).

La verdad es que después de tener a Lorena y de sentir todo el amor que siento me preguntaba internamente si se podría querer así a alguien más. Siempre había escuchado que el amor de mamá es así de poderoso e inmenso, que se multiplica y robustece. Me parecía un poco cliché, pero ahora estoy comprobando que es así.

Nos enteramos de la noticia a pocos días de la muerte de mi papá, lo cual significó entender y abrazar este ciclo sin fin; saber que unos se van y otros llegan; que la muerte le da paso a la vida; que Dios tiene sus tiempos y toma las decisiones más atinadas. Mi bebé fue esa luz de esperanza, el arcoiris después de la tormenta de sentimientos que acabábamos de vivir. Un regalito del Cielo. Queríamos tener otro bebe y llegó en el momento adecuado.

Esta vez quiero contar todo lo que me pase, desde cómo me siento físicamente hasta cómo mis sentimientos se han visto tocados. Estoy entre el cansancio, el sueño, las náuseas (que no sentí en mi primer embarazo), la nostalgia de que Lorena ya no será la única, la culpa por no tener energía para mis planes de vida social, el roche de estar viviendo todo esto en un trabajo nuevo y con personas nuevas a mi alrededor (con Lorena estaba trabajando en un lugar hace años y la gente que me rodeaba era como mi familia).

Me están pasando cosas, la revolución es inminente y para encontrar equilibrio y encontrar y compartir respuestas, bien me hará escribir. Cuando estuve embarazada de Lorena me acobardé y casi no lo hice porque pensaba que ya había muchas mamás en la blogósfera contando lo que les pasaba, pero ahora sé que debo hacer lo que siento y lo que quiero; así que compartiré esta etapa sin tapujos, sin roche y con mucha ilusión. Bienvenidos a la sección “maternar”.

eco 12 semanas

Les presento a mi segund@ bebe, a sus 12 semanas.

Un año 

Para tu primer añito planeamos un día especial y lo superamos con éxito.

Tu papá y yo pedimos el día a cuenta de vacaciones. Desde que abriste los ojos te sabías la dueña del santo. Si normalmente amaneces de buen humor, ese día estuviste inclusive más feliz.

En la mañanita recibiste flores. Y de rosatel, nada más y nada menos.  Te las mandó tu tío Marco desde la mera mera Roma. Las recibiste como si supieras de qué se trataba todo. Tu cara de sorpresa lo fue todo.

Desayunamos en familia y dejé que te embadurnes de avena todo el cuerpo. Te encanta experimentar con todoa tus sentidos.

Luego de la mugre, te bañamos para que puedas hacer una rica siesta. Y al despertar llegó tu tia Irene con su ojo bonito y su cámara para hacerte una sesión de fotos divertidísima. Le pusiste un sello especial al estilo smash the cake. Probaste azúcar por primera vez. Te embarraste nuevamente. Estabas para comerte a besos de lo rica y bienportada.

En la tarde llegaron tus primitos Pinedo y jugaste con ellos como si fueras más grande. Tenías clarísimo que la cumpleañera eras tú. Todo estaba decorado caseramente con la temática dw la gallina pintadita, que te encanta. Habilitamos la salita con juguetes y disfraces para todos. Hubo piñata y torta echa por tu abuelita Rosa (mamama).

Comiste algunos sanguchitos. Gateaste por todo el piso y terminaste cochinaza.

Recibiste una muñeca como regalo y aunque creí que no le ibas a dar mucha bola, apenas te la di brotó en ti un mega instinto maternal.

No podias más del alboroto y la alegría, hijita. Estuviste tan pero tan feliz que no te

diste cuenta de la hora y te acostaste pasadas las 9, después de tu baño.Tomaste leche. Mi leche. Nos miramos. Me diste la mano. Caíste rendida. Seguimos de la mano un rato más. Fue un dia plenamente feliz. Un hermoso día para celebrar, para recordar… para repetir.

Quiero que seas siempre muy feliz.

Y como esta vez yi soplé la vela por ti, se me va a cumplir.
Te amo desde siempre y cada día mucho más.

6 meses

​Seis meses de ser tu mamá. Medio año de verte ser, aprender y crecer; de ser tu alimento y de que seas mi cable a tierra. Multiplicaste el amor y admiración que sentía por papi y no contenta con eso hiciste que te ame y admire a ti también,  pedacito de gente. Te veo y recuerdo cuánto-cuánto-cuánto te deseamos, buscamos y esperamos; así que no sólo eres mi cable a tierra sino mi fibra óptica al cielo. Tú me recuerdas que siempre hay que tener fe.
Ya a estas alturas de tu vida haces varias gracias. Ya no sólo eres la bebita a la que provoca contemplar. Ahora ya comes tu papilla (y te ensucias con especial placer al hacerlo); agarras todo lo que está a tu alcance (y si no alcanzas te esmeras, te inclinas, te mueves hasta conseguirlo ); sonríes ante las caras conocidas; miras profundamente a quienes ves por primera vez; haces burbujas en tu boca; pruebas todas las tonalidades de tu voz; mueves la pierna cuando mamama te canta “la patita quebrada”; observas a Canchita con curiosidad; le haces cariñito en la barba a papi; me pasas la voz cuando quieres que te dé leche; empezaste a voltearte; te entusiasmas con las canciones de “la gallina pintadita”; etcétera.

Has crecido mucho y me encantas en cada una de tus etapas. En esta especialmente me siento retada. Te quiero atender como mereces y hago todo lo posible para que disfrutemos nuestro tiempo juntas. Cargo un maletín enorme cuando voy a trabajar con todos los artefactos, biberones, bolsitas y loncheras refrigerantes que recolectan el alimento que te daré luego (si mi banco de leche fuera de plata ya podríamos irnos de viaje a las islas griegas en primera clase). Pienso en ti todo el día y vuelo a casa para jugar contigo y terminar el día con tu momento favorito: el baño. Amas tu tinita y juegas con un patito; también pataleas y tratas de tocar el agua con tanta fuerza que termino mojada. Pero es “tu” momento así que te dejo chapotear.

Hoy que cumples seis meses de vida, papi y mami cumplen siete de ser enamorados.¡Qué bonita coincidencia! Qué bonito que de tanta ilusión ahora te tengamos a ti, literalmente entre nosotros (porque cuando volteé para abrazarlo te encontré al medio de la cama)… Me toca hacer un apachurrón doble.

Tu primera papilla

Hijita. Hoy ha sido un día especial en tu vida porque probaste comida por primera vez. Desde tempranito te alisto con babero y todo y luego fui a comprar los ingredientes para ponerme a hacer lo que menos he hecho en mi vida: cocinar. Pero como es para ti todo fluye con mucho amor.

Hoy mezclamos un poco de quinua, zapallito loche, papa y pollo con mi leche y al parecer te gustó. Al mediodía con mamama y la tía Patty de público comiste unas pocas seis cucharaditas y con eso inauguraste una nueva etapa. Y más tarde cuando tu papi te dio tu cena sí que lo disfrutaste,  saboreaste y sentiste mucho más.  Me encantó ver que eres una niña feliz. También probaste agua pro primera vez y te fascinó, con grititos pedías más así que al parecer te pareces a mi en eso.

Hoy fue un día especial. Casi seis meses de lactancia materna exclusiva.  Hoy día he dejado de ser tu único alimento, pero sigo siendo el más importante. Desde que naciste he tenido la fortuna de poder alimentarte solo con mi leche y eso nos ha conectado de una hermosa manera.

Eres una bebita todavía pero es evidente que creces cada día más.  Qué bendición tenerte y verte crecer cada día más.

Ser mamá es agotador. Pero es un agotamiento sublime, que no se siente como tortura sino que se disfruta con un peculiar placer.

Hoy ha sido un día especial mi chiquita y vendrán aun  muchos mas. Seguiré reportando para que conforme crezcas te vaya contando estas vivencias.

Día del Padre – ¿Qué te diría Lorena hoy?

Zambi. Hoy celebramos tu primer Día del Padre. Fecha simbólica pero muy especial porque podemos agradecer y disfrutar ese maravilloso rol que Dios te confío, ser papá.

Lorena aún es bebé pero es evidente que te ama y se siente segura y feliz a tu lado. Así que, a manera de sorprenderte hoy, quise ensayar algunas frases que ella te diría si pudiera:

“Papi. Todos dicen lo mismo de sus papás, pero yo estoy convencida de que eres el mejor de todos. Me siento segura a tu lado y por supuesto, muy feliz… y noto que tú también. Gracias porque sé que siempre buscas que yo esté cómoda y tranquila. Me gusta que me engrías calentando todo el cuarto con la secadora cuando hace frío (por más que mami reniegue un poco). Es más rico todavía sentir que mi toalla está tibiecita cuando me recibes después del baño. Me encanta que pongas el equilibrio musical a mi vida con algo de rock. Tengo apenas tres meses pero ya noté lo divertido que eres, por eso me presto siempre para los efectos de snapchat o msqrd que haces con mi carita. Te confieso que uno de mis pequeños placeres es que me pasees en mi canguro, haces que vea la vida desde otra perspectiva (y me imagino que a lo largo de la vida, ya no en el canguro, me guiarás para que lo siga haciendo). Disfruto inmensamente las mañanas: los dos sabemos que no duran mucho porque te tienes que ir a trabajar, y por eso le ponemos todo el corazón: yo te regalo mis mejores y flamantes sonrisas para que me recuerdes todo el día y tú me cambias pañal y me llenas de besos. Recuerdo con mucho amor mis primeros días de nacida y te agradezco por todas esas madrugadas en que calentabas la leche de mami y me la dabas en biberon… ¡no sabes cuánto esperaba el momento de sentir tu corazón cerquita mientras me alimentaba! (Además era un lindo gesto dejar que mami duerma un poco más para tenerla recargada en la mañanita). Nuestros paseos juntos, tus arrullos, los marmoteos de fin de semana,  nuestras conversaciones en mi idioma, tu mirada profunda pero afable, ver que eres inmenso pero muy dulce a la vez… todo lo que sé que compartiremos juntos me llena de ilusión. Te amo papi. Gracias por ser el mejor ejemplo de que la vida se disfruta y se agradece día a día. FELIZ PRIMER DÍA DEL PADRE.”

Lorena María
3 meses

image

Qué haces a tus 3 meses

Pesas 6,760.
Mides 64 cm.
Empezaste a sonreír.
Te encantan las mañanas, sobre todo tu primer cambio de pañal, porque lo hace papi y te encanta coquetearle.
Balbuceas y dices agu.
También se te ha dado por decir aguiii y suena lindo.
Te baño antes de las 8pm y disfrutas mucho.
Papi te engríe calentando el cuarto,  tu piyama,  toalla… todo para que no sientas frío.
Luego te doy leche y caes rendida.  También es obra del agua de manzanilla.
Ya reconoces la voz de tu papá y volteas a buscarlo.
Hemos empezado a hacerte una rutina de estimulación.  Ahora toca que ruedes.
Te gusta estar boca abajo y tienes la espalda y cuello muy derechitos.
Cuando ves la cámara del celular dejas de hacer gracias.
Empezaste a notar que existe canchita. Ya la sigues con la mirada.
Duermes más horas seguidas.  Por ejemplo si te duermes a las 8, vuelves a despertar a las 4 o 5am.
Se te ha dado por no querer tomar mi leche en biberón. A pesar que desde recién nacida aceptaste intercalar entre mi teta y la mamadera,  ahora solo me quieres a mí y eso me está causando los primeros dolores de cabeza porque ya no es tan fácil dejarte con alguien o pensar en la guardería.  Así que estamos trabajando en eso…
Coqueteas mucho con la tía Patty,  que es una de las personas que más ves.
También te gusta escuchar a la mamama.
Ya no sólo te pareces a papi, ya te veo con aires a mí.
Duermes con nosotros en tu pack and play. En la despertada de las 5 am ya te quedas en nuestra cama, al medio. Delicioso amanecer a tu lado.
En un par de semanas nos mudaremos a corpac, al tercer piso de la casa de mamama.
El 8 de junio celebramos tus primeros tres meses. Compramos torta y comimos sanguchitos.  Tu madrina vino de lejos (su casa de Jesús Maria, día de semana, hora punta) solo por apachurrarte.
Esta semana fuimos a almorzar con las tías upecinas vip y sus hijitos.  Tú aun eres la más chiquita del clan.
Te digo chiquitita, mi amor, lorenita,  lorelaila.
Da la impresión de que están pasando cosas buenas: esta semana PPK ganó las elecciones y será nuestro próximo presidente.  Además ganamos en fútbol a Brasil en la copa américa y lo eliminamos de la contienda.

Eso es todo por ahora.

Reportó tu mamá.
13 de junio 2016

IMG_7102

Gracias, Lorena

Por regalarme el embarazo soñado, sin molestias ni complicaciones.
Porque me dejaste dormir como más me gusta hasta casi tus siete meses en panza.
Por esas madrugadas en que abría mis ojos y me dedicaba a descubrirte, sentirte e imaginarte.
Gracias por haber puesto a prueba mi fe, o mejor dicho,  por haberme enseñado que los tiempos de Dios son perfectos.
Gracias porque me dejaste trabajar cómoda y contenta hasta casi-casi el último día.
Gracias porque cuando estaba nerviosa entrando a la sala de operaciones te hiciste sentir y recordé que mi tranquilidad era la tuya… y nos fue bien.
Gracias por tu llanto al nacer, porque pude saberte tan real.
Gracias por esa primera madrugada difícil, llena de llantos y hambre, en las que aprendimos a ser un equipo.
Gracias por aquel primer día en que nos quedamos completamente solas y supe que, así tan diminuta, eras el regalo más grande de mi vida.
Gracias por parecerte a tu papá, porque me recuerdas lo enamorada que estoy de él.
Gracias también por empezar a parecerte a mí, me hace feliz saber que eres nuestra mejor combinación.
Gracias pequeña, por adaptarte a nosotros.
Gracias por mirarme con amor y regalarme paciencia cuando parece que se acaba.
Gracias por nuestras primeras charlas en forma de balbuceos, me confirman que seremos grandes compañeras de tertulia… y de vida.
Gracias por devolverme el interés por investigar todo, solo para darte lo mejor.
Gracias por decretar que el mejor look para mí es el que sea más cómodo para alimentarte.
Gracias por escucharme cantar desde cri-cri hasta pimpinela, pasando por drexler, calamaro y ni voz no voto sin siquiera llorar.
Gracias porque desde pequeña has entendido que tienes un familión y te adaptas a tanto ruido y conversa.
Gracias Lorena, porque eres mi ilusión de cada mañana. Porque aunque esté cansada, mis energías no se acaban cuando tengo que atenderte. Gracias porque mi mundo se ha llenado de ternura y porque tengo ganas de ser mejor. Quiero dejarte un mundo más amable, más bonito y pacífico… y me esforzaré por dejar mi grano de arena. Lo voy a hacer por ti.
Gracias hijita. Sé que algún día me leerás… y cuando eso pase tendré aun más razones para agradecerte y para disfrutar.
Feliz tercer mes de nacida. Sí, yo muy feliz.

20160530_152943.jpg