Bye, bye vacaciones (hasta luego, vaquitas)

Días de amor, familia, amigos. De risas, de loreos, de bulla. Casa llena. Corazón lleno. Mi cumpleaños, (tú) mi perfecto compañero, mis platos favoritos. Películas que por fin vi(mos). Playa, piscina, teatro. Abrazos. Alegrías. Reencuentros (por fin). Cuadernito morado (de enamorados).

Una semana fue suficiente. Recobré energías, disfruté mucho verte en mi casa como uno más de mi familia (que lo eres ya) y ahora solo sé que el resto de vacaciones que me toque tener en la vida quiero compartirlas contigo, mi amor, mi cómplice, mi todo.

Te amo. Ahora sí, de vuelta al barrio.