Ahora me toca a mí

Ya pues, 2014, ahora me toca a mí hablarte…

Sí, en primer lugar te saludo, porque no quiero pecar de maleducada (no lo soy). Y en segundo lugar me siento frente a ti, y te miro con intriga, con un poco de temor, con ansias también, pero siempre a los ojos. Me toca decirte hola y pedirte que te hagas una y que no estés tan antojadizo como lo estuvo tu antecesor. El pasado fue un año cargado de altibajos, no puedo decir que fue el peor de mi vida porque no suelo ser ingrata, pero fue un año de pruebas y emocionalmente agotador. Solo diré que aprendí a no juzgar, a querer entender, a querer querer, a tener paciencia y a entender que no todos son como yo ni todo tiene que ser en mis tiempos.

Entonces, con ese aprendizaje a cuestas, podría decir que este nuevo año estoy lista para nuevos retos y aventuras, para seguir queriendo ser una mejor persona, para querer conocerme y conocer a los demás con el corazón. Dosmilcatorce, sé mi aliado, regálame cosas bonitas, momentos intensos pero hermosos, lágrimas de alegría, cansancio de diversión, regálame salud y devuélveme mi memoria.

Yo por mi parte prometo escribir más. Y también leer más. Y QUERER más. Y DAR más. Y esperar menos. Nuevamente apuesto por ser feliz y hacer todo para lograrlo, apuesto por perdonar, por amar, por abrazar, por acoger, por aceptar. Y por divertirme. También apuesto por “Él”, porque ahora sé que decir “cuando Dios quiera” o “lo que Dios quiera” tiene más sentido que nunca. Porque solo Él me ha tumbado (con sus razones)  y me ha levantado enterita, con el alma llena de paz.

 

algunas metas a las que haré check

algunas metas a las que haré check

 

 

 

 

Recordando mi último viaje a Cusco

Del baúl de los recuerdos saqué mi último viaje a Cusco:

Un viaje excelente: regresé al Cusco luego de 18 años… por supuesto con buena compañía: mi mejor amigo Oswaldito (Tomás). Fue un viaje para REconocer los lugares por donde anduve de niña y para REdescubrir el encanto del Cusco y de las buenas compañías.

Mira el álbum “Recibiendo el 2009 en Cusco”

Ahora que lo pienso, fue una excelente manera de recibir un año que traería gratas sorpresas (Pepe <3)

Energía purita.

Cusco, 2009

Que venga lo bueno, bienvenido 2010

No pienso ser malagradecida ni ingrata. No quisiera que se vaya el 2009. Ha sido un buen año, me han pasado cosas excelentes. No quiero decirle simplemente chau, vete ya. No, no, no. Antes de despedirme haré un recuento a manera de gracias.

Gracias, 2009. Desde el primer día del año te quise mucho.

Ha sido un año de crecimiento, de madurez, de tranquilidad, de amor.

Me dejé lanzar al cielo y grité sin parar mirando el paisaje cusqueño. Cambié una chamba buena por una mejor. Sin querer queriendo seleccioné mejor a mis verdaderos amigos y con ellos me quedé. Hice un diplomado y también me titulé. Empecé a perdonar, a olvidar, a superar. Viajé. Me enamoré. ¡Gracias 2009!

Y gracias a ti, mi amor, porque no hubiera logrado nada de lo que acabo de mencionar si no hubiera sido por tus palabras de aliento, por tus consejos y por tu compañía. Te amo profundamente y estoy convencida de que lo nuestro es lo más maravilloso que nos pudo pasar. Serendipity por fin. Y por fin una lista de más de cien cosas por seguir cumpliendo.

Ahora sí: ¡BIENVENIDO 2010!

 

Nos vamos a las playitas escondidas del norte chico. Pronto un nuevo post.