Palabras más, palabras menos

Después de siglos revisé mis archivos de mails guardados y ¡zuácate!.. encontré este que me pareció tierno y divertido y me hizo recordar cuando escribíamos cosas juntos. A dos manos íbamos creando personajes e historias. Aquí un ejemplo, él hablando de mí:

“Vé  era joven, tenía apenas un cuarto de siglo a cuestas, los ojos marrones como  chocolates y unas cejas armoniosas que en conjunto destilaban una mirada  profunda e inocente que invitaban a conocerla.  Sus labios eran insinuantes y poseía una  sonrisa transparente y verdadera, capaz de atraer hasta al más incrédulo ser. Sus pómulos eran protagónicos y su nariz perfilada. Su cuerpo sutilmente redondeado que a veces le disgustaba pero con el que vivía sin  remordimientos el resto del tiempo, y una voz cautivante que completaba la  figura de una mujer interesante.  Y  un cuello, Dios! Qué cuello!!! (la última oración la puse de bromita jajajajajajajajajajajajajajaajajaja, espero que te haya gustado, de hecho lo voy a ir perfeccionando… me parece que hay signos de puntuación mal empleados.  Si lo puedes arreglar sería fenomenal, yo recién empiezo en estas artes de escribir!!!!!!!! me siento tan en desventaja!!! pero con todas las ganas e ilusión”

Pepe, cinco años atrás. ❤

palabras más, palabras menos

Una cancioncita para acompañar la lectura:

Japi verdei, zambito

Hace 38 años nació el amor de mi vida.

Hoy me imagino a mi suegra esperándolo y me lo imagino a él pateando ya con ganas de salir a alegrar la vida de los demás. Porque estoy segura de que no he sido la única que ha sonreido gracias a él. Sé que ha sido un excelente nieto, que es un gran hijo, buen hermano, leal amigo, cariñoso tío, entrañable compañero de trabajo, excelente cuñado y yerno y, por supuesto, esposo de primera.

Si algo celebro ahorita es que a su edad no ha perdido su alma de niño. Tiene capacidad de sorprenderse y de sorprender. Es noble, es solidario, es calmado, creativo y súper divertido. Y aún así es responsable, me cuida, me enseña, me escucha y me acompaña en todo. Es un loco maravilloso que se emociona con la música, se concentra en lo que le apasiona, se entrega y se compromete con las causas justas, respeta a los demás aunque no sean como él, tiene una vibra súper positiva, llena la casa de juguetes y juegos, hace magia, se ríe fuerte y sin roche cuando algo le causa gracia. Es honesto. Es adorable.

Por eso deseo con todo mi corazón de poeta que Dios le regale mucha salud y pueda seguir celebrando a su lado muchos más cumpleaños. Más velas, muchas más para soplar. Más momentos para celebrar. Más oportunidades para decirle que me sigo enamorando de él a diario. Más momentos como este, en el que me acuesto a su lado y despierto con él para seguir soñando juntos con una vida plena y feliz (y día a día hacer ese sueño realidad).

¡¡¡Felices 38 con sabor y pinta de mucho menos!!!

BeFunky_Lomoart_1jj.jpg