Señora poeta

Déjame que te cuente

Mi regalo por el Día de la Madre (ejem, ejem… de mi primer día de la madre ;)) fue una cita en el Teatro Municipal para ver “Déjame que te cuente”, el musical sobre Chabuca Granda.

Yo soy fan de los cantautor@s, especialmente si son mujeres. Es por eso que hace ya once años, en mi último ciclo en la universidad, elegí a Chabuca Granda para ser la protagonista del libro que escribí en el curso de periodismo literario. Hoy recordé con mucha emoción todos esos meses de investigación,  entrevistas, conversaciones, lecturas, revisión de videos, sumergida en periódicos de ayer y, por supuesto, en discos con sus canciones.
Esa etapa me hizo admirarla más porque realmente fue una mujer auténtica, talentosa,  justa,  elegante. Una mujer que supo valorar las escenas cotidianas para convertirlas en poesía y luego en canción.

Me hubiera gustado publicar ese libro. Me hubiera gustado conocerla en persona. Pero creo que lo que conocí y descubrí en aquella etapa universitaria me sirve para difundir ese amor por su música y talento.

Les recomiendo sin dudarlo que vayan a ver la obra sobre sus canciones. Yo me emocioné incluso hasta las lágrimas. Cómo pudo hacer, por ejemplo, que una pelea de gallos inspire una de sus más hermosas canciones  (#gallocamaron), o cómo pudo plasmar en #finaestampa esa inocente ilusión de una niña al ver llegar a su padre a casa. Cómo describe en #joseantonio la transformación de los pasos de caballos bereberes en finos pasos danzantes de los caballos peruanos de paso.

Por favor escuchen a Chabuca Granda. Regálense la oportunidad de escuchar las letras de sus canciones y de entender cada estampa del Perú así como la narra ella. Nada más hermoso que hacerlo. Su voz no era la más linda ni potente, era más bien un poco quebradiza, pero era su máximo sello para la poesía que hizo canción.

Bravo para Denisse Dibós y todo el elenco de la obra. Puro talento y cuidado de los detalles. No les cuento más para que vayan y vean con sus propios ojos, escuchen con sus propios oídos y sientan estremecer su corazón al compás de toda la música y bailes.

image

Como en una montaña rusa

Subes y bajas. Intensidad, sorpresa, adrenalina, sensación de laberinto, miedo, satisfacción.  Puedes cerrar los ojos y vivirla incompleta o puedes abrirlos y mirar alrededor la inmensidad y en perspectiva. Es casi como la vida misma. Acuérdate de eso, cuando te entre la ansiedad o el terror. Sostenme la mano, pídeme que mire todo el paisaje. Acompáñame. Disfruta conmigo la vida, esta constante montaña rusa.

  

Una canción de Vicentico

Como todo lo que llega con una misión, apareció esta canción en mi camino, sin buscarla. Se llama “Soldados de Dios” y la canta una de las voces masculinas que más me gusta, a pesar de ser medio gangosa y poco vocalizada.

Me gustó la canción porque se siente sincera y porque plantea una pregunta que muchos, incluso quienes somos católicos, nos  hacemos siempre: ¿existes? ¿estás ahí? ¿si me aferro a ti tendré menos dolor? En honor a la sospecha de que existe, claro que sí, es que ser soldados de Dios es la decisión más propicia.

¡A cantar, a sentir,a renovar la fe!

Un día a la vez

He aprendido que si algo duele, no hay que reprimir el dolor. Solo se trata de dejarlo fluir, hasta que se desvanezca. El truco está en vivir y sobrellevar un día a la vez. Así también podremos motivarnos y decir: “si ayer lo logré, hoy también puedo”.
No siempre hay que pensar en el mañana. Repeat after me: one day at a time, one day at a time. Un día a la vez. Un día a la vez.
Vamos que se puede…

Un día a la vez.

Un día a la vez.

Vuelvo cantando

Como siempre, voy y vengo.
Si desaparecí es porque yo misma me perdí un poco.
Y si regreso es porque estoy en proceso afanoso de volver a encontrarme o,
mejor dicho, de encontrar mi nueva versión.
Porque sí, señores, la gente cambia, crece y evoluciona.
Y, como todo proceso de cambio, involucra dolor.
La diferencia es que tomé la decisión de dejar pasar el dolor, sí;
pero no pienso permitir que este se convierta en sufrimiento.
Así que vuelvo, esta vez un poco más reflexiva que de costumbre…
y con mucha música a mi alrededor.
Música que a veces define, a veces soporta, a veces cobija,
a veces solo resuena en mí y en mi alma y en mi mundo.
Hoy, por ejemplo, quiero decirles que…
CADA CORAZÓN MERECE UNA OPORTUNIDAD (Dulce condena, Los Rodriguez).

 

Empezando por el mío.

Empezando por el mío.

Agárrate que te alcanzo

¿Alguien se está animando a correr, trotar o caminar?
Pues aquí les cuento mi experiencia y les doy mis humildes y nóveles consejos.

 

Estaba obligada a hacer ejercicio casi casi por prescripción médica. Bueno, lo estoy.
No es que sea obesa pero por diversos temas de salud (#resistenciainsulina y etcéteras) lo mejor es controlar mi peso. Lo primero: desaparecer los kilos sobrantes, así que rápidamente empezamos a variar nuestra dieta y a mover el cuerpo. (a partir de este momento intercalaré con el “nosotros” porque le pedí a Pepe que se una a mi plan #eralojusto&necesario).

Y bueeeeeeeenooo… lo confieso, mis amigos lo saben: yo nunca he hecho deporte, mis idas al gimnasio han sido intentos fallidos y correr no estaba entre mis planes porque siempre ponía pretextos (me aburre, me duele, me cansa, no tengo zapatillas, no tengo tiempo, no sé cómo correr, etcéteras). Pero ciertamente he descubierto que salir a correr no solo es gratuito, sino que es relajante, motivador y efectivo.

A la fecha, he bajado varios kilos (como repito, cambié mi alimentación), ahora me acuesto más temprano, me levanto a las 6 a.m. más motivada y con iniciativa propia de salir. No crean que fue muy difícil, si bien es cierto Pepe me saca una gran ventaja (duplica la cantidad de vueltas y kilómetros que hago yo en el mismo tiempo), me di cuenta de que cada quien tiene sus propias metas. La primera que alcancé fue la levantarme y empezar. Y poco a poco resisto más tiempo.

Si van a empezar a correr les sugiero 5 cosas:

1. Tener unas buenas zapatillas, acolchonaditas para evitar lesiones. (gracias esposito por mi regalo de navidad)
2. Bajarse alguna aplicación con gps que pueda calcular, según la distancia recorrida y el ritmo, cuántas calorías quemas. Yo uso mi coach de Adidas.
3. No sobreexigirse. La primera vez es súper necesario que midas tu potencial con un test de doce minutos que te ayudará ver qué tanto puedes dar.
4. Buena música: hacer un set list generoso con canciones que te encanten y sean súper punche para ti. En mi caso hay un poco de todo: ni voz ni voto, cadillacs, queen, evanescence, pink, aterciopelados, alejandra guzmán, etc.
5. Ser constante. No dejar que pasen muchos días porque volver a empezar es una vaina.

 

A correr!

Listos para hacer deporte

 

canchita tb corre

Canchita también corre con nosotros

pepe y yo

Juntos es más motivador