Reflexiones 

Repeat after me…

Aprende a mirar a los ojos

No ofendas

Pon prioridades en tu vida y sé consecuente

No trates mal a las personas

Nunca te creas superior, no amenaces, no seas cruel

No creas que todos deben pensar o actuar cono tú

No dejes de lado a tu familia

No te culpes. Busca mejorar siempre pero no te latigues. Quizás el problema no seas tú.

El tiempo pasa factura. No descuides lo que realmente vale la pena.

Palabras más, palabras menos

Después de siglos revisé mis archivos de mails guardados y ¡zuácate!.. encontré este que me pareció tierno y divertido y me hizo recordar cuando escribíamos cosas juntos. A dos manos íbamos creando personajes e historias. Aquí un ejemplo, él hablando de mí:

“Vé  era joven, tenía apenas un cuarto de siglo a cuestas, los ojos marrones como  chocolates y unas cejas armoniosas que en conjunto destilaban una mirada  profunda e inocente que invitaban a conocerla.  Sus labios eran insinuantes y poseía una  sonrisa transparente y verdadera, capaz de atraer hasta al más incrédulo ser. Sus pómulos eran protagónicos y su nariz perfilada. Su cuerpo sutilmente redondeado que a veces le disgustaba pero con el que vivía sin  remordimientos el resto del tiempo, y una voz cautivante que completaba la  figura de una mujer interesante.  Y  un cuello, Dios! Qué cuello!!! (la última oración la puse de bromita jajajajajajajajajajajajajajaajajaja, espero que te haya gustado, de hecho lo voy a ir perfeccionando… me parece que hay signos de puntuación mal empleados.  Si lo puedes arreglar sería fenomenal, yo recién empiezo en estas artes de escribir!!!!!!!! me siento tan en desventaja!!! pero con todas las ganas e ilusión”

Pepe, cinco años atrás. ❤

palabras más, palabras menos

Una cancioncita para acompañar la lectura:

Ahora me toca a mí

Ya pues, 2014, ahora me toca a mí hablarte…

Sí, en primer lugar te saludo, porque no quiero pecar de maleducada (no lo soy). Y en segundo lugar me siento frente a ti, y te miro con intriga, con un poco de temor, con ansias también, pero siempre a los ojos. Me toca decirte hola y pedirte que te hagas una y que no estés tan antojadizo como lo estuvo tu antecesor. El pasado fue un año cargado de altibajos, no puedo decir que fue el peor de mi vida porque no suelo ser ingrata, pero fue un año de pruebas y emocionalmente agotador. Solo diré que aprendí a no juzgar, a querer entender, a querer querer, a tener paciencia y a entender que no todos son como yo ni todo tiene que ser en mis tiempos.

Entonces, con ese aprendizaje a cuestas, podría decir que este nuevo año estoy lista para nuevos retos y aventuras, para seguir queriendo ser una mejor persona, para querer conocerme y conocer a los demás con el corazón. Dosmilcatorce, sé mi aliado, regálame cosas bonitas, momentos intensos pero hermosos, lágrimas de alegría, cansancio de diversión, regálame salud y devuélveme mi memoria.

Yo por mi parte prometo escribir más. Y también leer más. Y QUERER más. Y DAR más. Y esperar menos. Nuevamente apuesto por ser feliz y hacer todo para lograrlo, apuesto por perdonar, por amar, por abrazar, por acoger, por aceptar. Y por divertirme. También apuesto por “Él”, porque ahora sé que decir “cuando Dios quiera” o “lo que Dios quiera” tiene más sentido que nunca. Porque solo Él me ha tumbado (con sus razones)  y me ha levantado enterita, con el alma llena de paz.

 

algunas metas a las que haré check

algunas metas a las que haré check