Todos los aires de Buenos Aires

Extrañaba estar de vacaciones.

Buenos Aires, Argentina: un viaje esperadísimo que estuvo lleno de experiencias, vino y muchísima inspiración. Ufff de ufffes para contar porque fue mi primera vez allá. La verdad es que me encantó la ciudad, sus colores, sus aires (calientes, fríos, locos) y su melodía de voz.

 

Hermosos jacarandás, calor salvaje, frío antojadizo, lluvia torrencial, conciertos cancelados, cacerolazos multitudinarios, zapatos lindos, cueros (en todo sentido), moda callejera, carne exquisita, vino todos los días, teatro, fútbol, tango… y todos mis sentidos agradeciendo la travesía y pidiendo repertirla pronto. 

 

Un adelanto en imágenes sobre lo que fue mi segunda luna de miel, ché…

collage buenos aires 2012

Zambos en Buenos Aires, 2012

Fito Páez siempre ha cantado para mí

Descubrí a Fito Paez en 1995. Me acuerdo que vivía en Arequipa y una noche estaba viendo televisión (cuando Gisela Valcárcel tenía un programa en la noche), cuando de pronto presentaron a ese flaco, pelucón y nada agraciado que cantaba la archiconocida “Mariposa Technicolor” y enganché al toque.

Pero fue recién unos años más tarde, allá por 1998, cuando lo volví a encontrar y pasaba horas de horas dándole vuelta a mis casettes para disfrutar su música y escuchar sus letras. En esa época tenía mi grupo “del parque”, conformado por mis queridos amigos del barrio y todos nuestros compinches anexos. Arnaldo, uno de mis “parqunos”, trajo como aporte a su pata Eduardo (más conocido como Quevedo), el primer fan de Fito que conocí en mi vida.

Y fue así como su llegada inocente cambió mi vida para siempre. Porque gracias a su generosidad, pude piratear su cassete y tuve un compañero constante en el colegio, en el micro (#quevivaelwalkman), en mi cuarto, al momento de hacer mis tareas y hasta en un viaje familiar al que no quería ir (y el buen fito me cantaba de ida, de vuelta y de mil viceversas).

Canciones como Dos días en la vida, Tráfico Por Katmandú, Pétalo de sal, Un vestido y un amor, Brillante sobre el mic, La Verónica y, por supuesto, El Amor después del Amor… tienen aún un poder extraordinario. Logran emocionarme, me hacen vibrar, me ponen nostálgica pero a la vez feliz, me llenan. Traen lo mejor de unos años que fueron increíbles.

Tengo una deuda con Fito. Él siempre ha cantado para mí y yo solo he podido ir a verlo una vez en mi vida. En unos días estará en Lima para celebrar los 20 años de un disco que tiene muchas de mis canciones favoritas. El Amor después del Amor cumple 20 años y pienso estallar de la euforia en su concierto, sobre todo porque esta vez iré acompañada de Pepe… y para mí será como invitarlo a pasar a la máquina del tiempo para vivir conmigo esos “recuerdos que no voy a borrar”.

Gracias Quevedo, por prestarme tu casette.

Gracias Fito, por haber cantado tantísimas veces solo para mí (me compré El amor después del amor en cd original cuando recién manejaba para que me acompañes en mis periplos).

Y gracias a ti, zambo, por tener las ganas de ir conmigo a escuchar a mi cantautor favorito, no sabes lo que eso significa para mí. ¡Te va a encantar!

concierto fito paez entradas lima

Por fin tenemos nuestras entradas para el concierto-celebración 20 años del Amor despúes del Amor.

Mis pinitos en dibujo

No sé dibujar a pesar de mis veintimuchos años, pero nunca es tarde para incursionar en el tema. Así que aquí van algunos dibujos que hice en el ipad de Pepe (app paper), siempre pensando en zapatos.

 

PD: por cierto, para quienes dudan de la palabra pinitos, les cuento que es la correcta para referirse a los primeros pasos que se dan en algún arte o ciencia.

Recordando mi último viaje a Cusco

Del baúl de los recuerdos saqué mi último viaje a Cusco:

Un viaje excelente: regresé al Cusco luego de 18 años… por supuesto con buena compañía: mi mejor amigo Oswaldito (Tomás). Fue un viaje para REconocer los lugares por donde anduve de niña y para REdescubrir el encanto del Cusco y de las buenas compañías.

Mira el álbum “Recibiendo el 2009 en Cusco”

Ahora que lo pienso, fue una excelente manera de recibir un año que traería gratas sorpresas (Pepe <3)

Energía purita.

Cusco, 2009