6 meses

​Seis meses de ser tu mamá. Medio año de verte ser, aprender y crecer; de ser tu alimento y de que seas mi cable a tierra. Multiplicaste el amor y admiración que sentía por papi y no contenta con eso hiciste que te ame y admire a ti también,  pedacito de gente. Te veo y recuerdo cuánto-cuánto-cuánto te deseamos, buscamos y esperamos; así que no sólo eres mi cable a tierra sino mi fibra óptica al cielo. Tú me recuerdas que siempre hay que tener fe.
Ya a estas alturas de tu vida haces varias gracias. Ya no sólo eres la bebita a la que provoca contemplar. Ahora ya comes tu papilla (y te ensucias con especial placer al hacerlo); agarras todo lo que está a tu alcance (y si no alcanzas te esmeras, te inclinas, te mueves hasta conseguirlo ); sonríes ante las caras conocidas; miras profundamente a quienes ves por primera vez; haces burbujas en tu boca; pruebas todas las tonalidades de tu voz; mueves la pierna cuando mamama te canta “la patita quebrada”; observas a Canchita con curiosidad; le haces cariñito en la barba a papi; me pasas la voz cuando quieres que te dé leche; empezaste a voltearte; te entusiasmas con las canciones de “la gallina pintadita”; etcétera.

Has crecido mucho y me encantas en cada una de tus etapas. En esta especialmente me siento retada. Te quiero atender como mereces y hago todo lo posible para que disfrutemos nuestro tiempo juntas. Cargo un maletín enorme cuando voy a trabajar con todos los artefactos, biberones, bolsitas y loncheras refrigerantes que recolectan el alimento que te daré luego (si mi banco de leche fuera de plata ya podríamos irnos de viaje a las islas griegas en primera clase). Pienso en ti todo el día y vuelo a casa para jugar contigo y terminar el día con tu momento favorito: el baño. Amas tu tinita y juegas con un patito; también pataleas y tratas de tocar el agua con tanta fuerza que termino mojada. Pero es “tu” momento así que te dejo chapotear.

Hoy que cumples seis meses de vida, papi y mami cumplen siete de ser enamorados.¡Qué bonita coincidencia! Qué bonito que de tanta ilusión ahora te tengamos a ti, literalmente entre nosotros (porque cuando volteé para abrazarlo te encontré al medio de la cama)… Me toca hacer un apachurrón doble.

Tu primera papilla

Hijita. Hoy ha sido un día especial en tu vida porque probaste comida por primera vez. Desde tempranito te alisto con babero y todo y luego fui a comprar los ingredientes para ponerme a hacer lo que menos he hecho en mi vida: cocinar. Pero como es para ti todo fluye con mucho amor.

Hoy mezclamos un poco de quinua, zapallito loche, papa y pollo con mi leche y al parecer te gustó. Al mediodía con mamama y la tía Patty de público comiste unas pocas seis cucharaditas y con eso inauguraste una nueva etapa. Y más tarde cuando tu papi te dio tu cena sí que lo disfrutaste,  saboreaste y sentiste mucho más.  Me encantó ver que eres una niña feliz. También probaste agua pro primera vez y te fascinó, con grititos pedías más así que al parecer te pareces a mi en eso.

Hoy fue un día especial. Casi seis meses de lactancia materna exclusiva.  Hoy día he dejado de ser tu único alimento, pero sigo siendo el más importante. Desde que naciste he tenido la fortuna de poder alimentarte solo con mi leche y eso nos ha conectado de una hermosa manera. 

Eres una bebita todavía pero es evidente que creces cada día más.  Qué bendición tenerte y verte crecer cada día más. 

Ser mamá es agotador. Pero es un agotamiento sublime, que no se siente como tortura sino que se disfruta con un peculiar placer.

Hoy ha sido un día especial mi chiquita y vendrán aun  muchos mas. Seguiré reportando para que conforme crezcas te vaya contando estas vivencias.  

UN DÍA A LA VEZ

No es novedad que el tiempo vuela. Incluso tengo la ligera sospecha de que en esta era se está pasando más rápido. Aunque quizá esa percepción sea la de una persona que vive en una acelerada ciudad, dentro de una acelerada época. Sea como fuere, el tema es que pasa volando y uno mismo tiene que poner la cámara lenta o hacer pausas para disfrutar la vida y no simplemente dedicarse a verla pasar. Y no es fácil. A veces yo misma estoy sumergida en el “qué pasará mañana” y me olvido del mero mero presente. Así que de cuando en cuando, por ejemplo en madrugadas como esta, me tomo mi tiempo. Le acabo de dar leche a Lorenita en el silencio de esta hora, y sin prisas porque no tenemos que salir ni ordenar la casa ni hacer nuestra rutina de estimulación… y he sentido lo maravilloso que es tener esa paz horaria. Entonces yo misma me he propuesto ir sin prisas cuando amanezca. No vale pensar en qué me falta hacer mañana, a quien tengo que llamar, dónde tengo que ir, cómo será cuando nos mudemos, cómo te irá en la guardería, qué tan difícil será salir temprano cuando regrese a trabajar. Solo pensaré en lo que pasa en el instante para disfrutar de verdad. Y cuando tenga momentos libres escribiré o leeré, quizás también sea bueno escribir cosas a mano. Trataré de dejar el celular de lado y también dar más paseos al aire libre contigo, mi chiquita linda de enormes ojos y cara seria.

tiempo

QUÉ HACES A TUS 3 MESES

Pesas 6,760.
Mides 64 cm.
Empezaste a sonreír.
Te encantan las mañanas, sobre todo tu primer cambio de pañal, porque lo hace papi y te encanta coquetearle.
Balbuceas y dices agu.
También se te ha dado por decir aguiii y suena lindo.
Te baño antes de las 8pm y disfrutas mucho.
Papi te engríe calentando el cuarto,  tu piyama,  toalla… todo para que no sientas frío.
Luego te doy leche y caes rendida.  También es obra del agua de manzanilla.
Ya reconoces la voz de tu papá y volteas a buscarlo.
Hemos empezado a hacerte una rutina de estimulación.  Ahora toca que ruedes.
Te gusta estar boca abajo y tienes la espalda y cuello muy derechitos.
Cuando ves la cámara del celular dejas de hacer gracias.
Empezaste a notar que existe canchita. Ya la sigues con la mirada.
Duermes más horas seguidas.  Por ejemplo si te duermes a las 8, vuelves a despertar a las 4 o 5am.
Se te ha dado por no querer tomar mi leche en biberón. A pesar que desde recién nacida aceptaste intercalar entre mi teta y la mamadera,  ahora solo me quieres a mí y eso me está causando los primeros dolores de cabeza porque ya no es tan fácil dejarte con alguien o pensar en la guardería.  Así que estamos trabajando en eso…
Coqueteas mucho con la tía Patty,  que es una de las personas que más ves.
También te gusta escuchar a la mamama.
Ya no sólo te pareces a papi, ya te veo con aires a mí.
Duermes con nosotros en tu pack and play. En la despertada de las 5 am ya te quedas en nuestra cama, al medio. Delicioso amanecer a tu lado.
En un par de semanas nos mudaremos a corpac, al tercer piso de la casa de mamama.
El 8 de junio celebramos tus primeros tres meses. Compramos torta y comimos sanguchitos.  Tu madrina vino de lejos (su casa de Jesús Maria, día de semana, hora punta) solo por apachurrarte.
Esta semana fuimos a almorzar con las tías upecinas vip y sus hijitos.  Tú aun eres la más chiquita del clan.
Te digo chiquitita, mi amor, lorenita,  lorelaila.
Da la impresión de que están pasando cosas buenas: esta semana PPK ganó las elecciones y será nuestro próximo presidente.  Además ganamos en fútbol a Brasil en la copa américa y lo eliminamos de la contienda.

Eso es todo por ahora.

Reportó tu mamá.
13 de junio 2016

IMG_7102

Señora poeta

Déjame que te cuente

Mi regalo por el Día de la Madre (ejem, ejem… de mi primer día de la madre ;)) fue una cita en el Teatro Municipal para ver “Déjame que te cuente”, el musical sobre Chabuca Granda.

Yo soy fan de los cantautor@s, especialmente si son mujeres. Es por eso que hace ya once años, en mi último ciclo en la universidad, elegí a Chabuca Granda para ser la protagonista del libro que escribí en el curso de periodismo literario. Hoy recordé con mucha emoción todos esos meses de investigación,  entrevistas, conversaciones, lecturas, revisión de videos, sumergida en periódicos de ayer y, por supuesto, en discos con sus canciones.
Esa etapa me hizo admirarla más porque realmente fue una mujer auténtica, talentosa,  justa,  elegante. Una mujer que supo valorar las escenas cotidianas para convertirlas en poesía y luego en canción.

Me hubiera gustado publicar ese libro. Me hubiera gustado conocerla en persona. Pero creo que lo que conocí y descubrí en aquella etapa universitaria me sirve para difundir ese amor por su música y talento.

Les recomiendo sin dudarlo que vayan a ver la obra sobre sus canciones. Yo me emocioné incluso hasta las lágrimas. Cómo pudo hacer, por ejemplo, que una pelea de gallos inspire una de sus más hermosas canciones  (#gallocamaron), o cómo pudo plasmar en #finaestampa esa inocente ilusión de una niña al ver llegar a su padre a casa. Cómo describe en #joseantonio la transformación de los pasos de caballos bereberes en finos pasos danzantes de los caballos peruanos de paso.

Por favor escuchen a Chabuca Granda. Regálense la oportunidad de escuchar las letras de sus canciones y de entender cada estampa del Perú así como la narra ella. Nada más hermoso que hacerlo. Su voz no era la más linda ni potente, era más bien un poco quebradiza, pero era su máximo sello para la poesía que hizo canción.

Bravo para Denisse Dibós y todo el elenco de la obra. Puro talento y cuidado de los detalles. No les cuento más para que vayan y vean con sus propios ojos, escuchen con sus propios oídos y sientan estremecer su corazón al compás de toda la música y bailes.

image

Gracias, Lorena

Por regalarme el embarazo soñado, sin molestias ni complicaciones.
Porque me dejaste dormir como más me gusta hasta casi tus siete meses en panza.
Por esas madrugadas en que abría mis ojos y me dedicaba a descubrirte, sentirte e imaginarte.
Gracias por haber puesto a prueba mi fe, o mejor dicho,  por haberme enseñado que los tiempos de Dios son perfectos.
Gracias porque me dejaste trabajar cómoda y contenta hasta casi-casi el último día.
Gracias porque cuando estaba nerviosa entrando a la sala de operaciones te hiciste sentir y recordé que mi tranquilidad era la tuya… y nos fue bien.
Gracias por tu llanto al nacer, porque pude saberte tan real.
Gracias por esa primera madrugada difícil, llena de llantos y hambre, en las que aprendimos a ser un equipo.
Gracias por aquel primer día en que nos quedamos completamente solas y supe que, así tan diminuta, eras el regalo más grande de mi vida.
Gracias por parecerte a tu papá, porque me recuerdas lo enamorada que estoy de él.
Gracias también por empezar a parecerte a mí, me hace feliz saber que eres nuestra mejor combinación.
Gracias pequeña, por adaptarte a nosotros.
Gracias por mirarme con amor y regalarme paciencia cuando parece que se acaba.
Gracias por nuestras primeras charlas en forma de balbuceos, me confirman que seremos grandes compañeras de tertulia… y de vida.
Gracias por devolverme el interés por investigar todo, solo para darte lo mejor.
Gracias por decretar que el mejor look para mí es el que sea más cómodo para alimentarte.
Gracias por escucharme cantar desde cri-cri hasta pimpinela, pasando por drexler, calamaro y ni voz no voto sin siquiera llorar.
Gracias porque desde pequeña has entendido que tienes un familión y te adaptas a tanto ruido y conversa.
Gracias Lorena, porque eres mi ilusión de cada mañana. Porque aunque esté cansada, mis energías no se acaban cuando tengo que atenderte. Gracias porque mi mundo se ha llenado de ternura y porque tengo ganas de ser mejor. Quiero dejarte un mundo más amable, más bonito y pacífico… y me esforzaré por dejar mi grano de arena. Lo voy a hacer por ti.
Gracias hijita. Sé que algún día me leerás… y cuando eso pase tendré aun más razones para agradecerte y para disfrutar.
Feliz tercer mes de nacida. Sí, yo muy feliz.

20160530_152943.jpg

Como en una montaña rusa

Subes y bajas. Intensidad, sorpresa, adrenalina, sensación de laberinto, miedo, satisfacción.  Puedes cerrar los ojos y vivirla incompleta o puedes abrirlos y mirar alrededor la inmensidad y en perspectiva. Es casi como la vida misma. Acuérdate de eso, cuando te entre la ansiedad o el terror. Sostenme la mano, pídeme que mire todo el paisaje. Acompáñame. Disfruta conmigo la vida, esta constante montaña rusa.

  

Amar de verdad

Me estaba preguntando qué significa amar de verdad…

Y pienso que es elegir a la misma persona nuevamente, una y otra vez, aceptando que nadie es perfecto y amando incluso cada uno de sus defectos. Es también perdonar, entregarse, cuidar, ver con ojos de amor. Es más, seguramente…

#teamo

#teamo

#teamo

Una canción de Vicentico

Como todo lo que llega con una misión, apareció esta canción en mi camino, sin buscarla. Se llama “Soldados de Dios” y la canta una de las voces masculinas que más me gusta, a pesar de ser medio gangosa y poco vocalizada.

Me gustó la canción porque se siente sincera y porque plantea una pregunta que muchos, incluso quienes somos católicos, nos  hacemos siempre: ¿existes? ¿estás ahí? ¿si me aferro a ti tendré menos dolor? En honor a la sospecha de que existe, claro que sí, es que ser soldados de Dios es la decisión más propicia.

¡A cantar, a sentir,a renovar la fe!